Custom Tricks: Herramientas del modelista

¡Buenas a tod@s!

Continuando con la primera entrada de Custom Tricks donde presenté los materiales habituales del modelista, hoy continuamos con las herramientas más habituales que emplearéis en vuestro día a día para modelar miniaturas o conversionarlas. Como cualquier reportaje, esta entrada estará sesgada por mis experiencias personales con las herramientas y algunas recomendaciones de cosecha propia. ¡Vamos al lio!

Espátulas:

Las espátulas son las herramientas básicas de todo modelista. Vienen en multitud de formas y materiales, desde las más sencillas y grandes de madera, pensadas principalmente para modelar piezas grandes con arcilla o similares; pasando por las de plástico de diferentes tamaños y formas, útiles para diversas aplicaciones; y finalmente las de metal con disponibilidad algo más limitada en cuanto a variedad y formas como las de plástico, pero las más resistentes de todas con diferencia. Con un surtido suficientemente variado se puede conseguir prácticamente cualquier textura necesaria, aunque algunas texturas requieren algo más de práctica.

He probado a trabajar principalmente con las de plástico y metal, y aunque es cierto que las de plástico disponen de más puntas diferentes para poder realizar infinidad de formas, al final siempre acabo con mis fieles espátulas de metal:

De todas las espátulas que tengo de metal, esta es sin duda la que más gasto.

Es necesario mantenerlas húmedas para evitar que la masilla se pegue (salvo el caso de la madera, que es aparentemente menos adhesiva) y además las de metal ofrecen facilidad de limpiado y resistencia que las de plástico no terminan de conseguir.

Se pueden conseguir las espátulas de madera prácticamente en cualquier tienda de manualidades o infantiles (sección de plastilina), las de plástico en las mismas tiendas e incluso en tiendas de repostería (mi novia es pastelera y tiene un estuche lleno de estas), y para las de metal directamente os recomiendo una tienda de modelismo o bellas artes, y no en todas tendrán un surtido aceptable.

Nota: Habrá veces que no encontraréis espátulas del tamaño que necesitáis. En estos casos podéis volveros creativos con cosas que tengáis disponibles en casa. Mirad por ejemplo esta espátula que me improvisé:

¡Muérete de envidia MacGyver!

Básicamente es un destornillador de precisión que se dobló y además tenía las puntas ya algo dañadas por un uso inadecuado (nunca uséis uno de estos de palanca, doy fe que no aguantan), así que lo redondeé con una lima y le acabé de dar forma como espátula en forma de “mini cuchara”. Rudimentario pero efectivo, es una de mis herramientas más habituales de mi repertorio.

Pinceles de silicona/goma:

Los pinceles de silicona (o goma, aunque principalmente suelen ser de silicona) son otra de las herramientas que más se utilizan en el modelismo. La silicona es otro de los materiales con poca adherencia con la masilla, así que raramente necesitaremos humedecerlos salvo para algunas técnicas concretas. Existen en diferentes tamaños y formas, aunque para nuestro cometido es mejor buscar los que tienen punta pequeña, ya que las grandes serán muy aparatosas salvo para piezas grandes. Las partes planas y largas o redondeadas se emplean principalmente para redondear o suavizar la masilla, mientras que las aristas pronunciadas se emplean para marcar detalles, ya que no suelen adherirse a la masilla y permite bastante control de lo que se modela.

Mi recomendación es que no cometáis mi error y las cojáis del primer sitio donde las encontréis (en mi caso fue en la cadena de supermercados Lidl), ya que habitualmente los que se venden fuera de tiendas de modelismo o bellas artes no disponen de puntas lo suficientemente pequeñas para las piezas con las que trabajareis habitualmente. Eso si, si vais a trabajar con piezas grandes, adelante con esa opción, ya que os durarán bastante tiempo si los cuidáis bien.

Herramientas de corte:

En cuanto a herramientas para cortar entramos en el eterno dilema de si es mejor una cuchilla de precisión (o cuchilla de modelismo en algunos sitios) o un escalpelo. Los fanáticos del escalpelo alabarán las hojas habitualmente más finas, y más flexibles, lo cual las hace perfectas para controlar la presión que ejercemos sobre ellas al cortar, además usualmente son de usar y tirar y si tienes los contactos adecuados son relativamente baratos de conseguir, y habitualmente son mucho más ligeros de manejar que las cuchillas de precisión y ofrecen cortes más precisos. Los fanáticos de las cuchillas de precisión (entre los que me incluyo) alabarán la modularidad de las mismas, ya que solo necesitas recambios de hojas para aquellas que se te vayan mellando, y al disponer de diferentes tipos de cuchilla para diferentes tipos de cortes podrás acometer prácticamente cualquier proyecto, pero por contra tienes una hoja habitualmente más grande (según tipo) montada sobre un soporte más pesado, y el grosor de las cuchillas hace que los cortes no sean tan finos como los escalpelos.

Las cuchillas de precisión son relativamente fáciles de conseguir en ferreterías, aunque las que tienen las hojas más adecuadas para modelismo suelen estar en tiendas de modelismo o bellas artes. En cuanto a los escalpelos… si tienes suerte de disponer de un familiar médico, entonces la decisión es fácil. Si no es tu caso, siempre puedes preguntar en tiendas de material veterinario. Pero eso sí, explica bien primero para qué las quieres, o puede que se nieguen a vendértelas.

¡Ah! Y como no, ya que trabajamos principalmente con miniaturas de metal (y algunas de plástico también lo requieren) no nos podemos olvidar de tener a mano una sierra manual. Bien como herramienta dedicada, o bien como hoja extra para nuestra cuchilla de precisión, siempre habrá algún momento en que serrar nos será más util que cortar, como por ejemplo cuando queremos cambiar el arma que lleve una miniatura pero sin dañar en exceso los alrededores. Simplemente debemos tener en cuenta que la sierra siempre hace un corte ligeramente más ancho que el ancho de la propia hoja, así que tendremos que calcular bien dónde cortamos. Recordad el dicho “Mide dos veces, corta una”.

Y cuando todo falle… Siempre nos quedarán las socorridas tijeras. Útiles para cortar plasticard principalmente, o alguna pieza que no requiera excesiva precisión. Yo lo suelo usar para las láminas de plasticard que empleo en mis peanas.

Taladros:

No creo que haya mucho que explicar en esta sección. Un taladro manual con diferentes brocas para grosores diferentes según nuestras necesidades. En el pasado cometí el error de comprar un mini taladro de la marca Citadel… Y sinceramente no os lo recomiendo, aunque hoy día sigo utilizándolo por pereza de no comprarme otro. Principalmente se usa para “pinear” miniaturas, que no es más que simplemente hacer un agujero en el punto de unión de ambas piezas y añadir un trozo de alambre en los agujeros para solidificar la unión y hacerla más resistente.

Multi-herramienta rotativa:

El sueño húmedo de todo manitas y amante de las manualidades en general, las multi-herramientas rotativas te ofrecen un mundo de posibilidades, ya sea para cortar, lijar, taladrar, pulir, o cualquier otro tipo de tareas. Vienen con infinidad de cabezales para diferentes usos, y algunas marcas tienen diferentes modelos con o sin cable para su uso. Los modelos más interesantes (es decir, los que os interesan) disponen de un selector de velocidad para adecuarlo al material que estamos trabajando para evitar destrozarlo todo. Existen diferentes marcas, pero Dremel (con sus modelos 3000 y 4000 principalmente) se llevan la palma del mercado actual, aunque las Proxxon tampoco están nada mal según he oído.

Esta es mi gran asignatura pendiente. Nunca he tenido una propia, pero las veces que he trabajado con ellas ha resultado ser una gozada. Olvidaos de limar a mano durante un buen rato para igualar una pieza, con el cabezal adecuado y las revoluciones la herramienta lo hará por vosotros. ¿Cortar metal o plástico? Sin problemas. En cuanto a si os interesa un modelo con o sin cable, os recomiendo encarecidamente con cable. El modelo sin cable tiene el peso extra de la batería integrada, y además no vamos a mover la herramienta de la mesa de trabajo, así que no necesitaremos los largos tiempos de carga de una sin cable para nuestro hobby, salvo que os guste esperar viendo como la batería se carga. Eso si, importante emplear algún tipo de soporte para sujetar la pieza con la que estéis trabajando. Recordemos que esta es una herramienta eléctrica, por lo que el daño que os puede hacer a los dedos u otra parte del cuerpo es considerable. ¡Seguridad ante todo chic@s!

Acepto donaciones si alguien quiere regalarme una de estas. Le estaré eternamente agradecido e incluso acepto sobornos de hacer una mini en específico a cambio de una de estas herramientas xD (si cuela, cuela).

Texturizadores/cuños:

Muy útiles principalmente para decoración de peanas, los rodillos texturizadores se usan para lo que indica su nombre. Coge un poco de masilla, aplánala y pasa uno de estos por encima para tener una textura chula que aplicar a tus peanas, capas de tropas, lo que necesites. Existen de diferentes formas, tamaños y materiales, y pueden conseguirse en cualquier tienda de artículos de repostería, así como las de material de modelismo. Aquí voy a romper una lanza a su favor y anunciaré la tienda Greenstuff World por su enorme variedad de rodillos texturizadores, así como la complejidad de sus patrones. Si buscáis en su web encontraréis infinidad de rodillos para prácticamente cualquier necesidad.

Si en vez de esto solo necesitáis realizar un estampado simple, podéis encontrar cuños sencillos para estampar y dar la forma, o incluso podéis modelarlos vosotros mismos y añadirlos a un palo para tener vuestro propio cuño custom (ya sabéis que todos los grandes inventos españoles consisten en ponerle un palo a algo xD).

E incluso, en una ocasión tuve que ayudar a mi novia a hacer un pastel en forma de boa a casi tamaño real. Como no teníamos nada con lo que darle la textura a la masa fondant una vez aplicada, se nos ocurrió una idea ingeniosa. Simplemente cogiendo una malla de una bolsa de cebollas (que previamente limpiamos para quitarle todo resto de su olor) y aplicando algo de presión quedaba una forma perfecta de escamas de reptil. ¡Mantened siempre una mente abierta ante las posibilidades de todo objeto que veáis para usarlo como texturizador o molde.

 

En principio estos son todas las herramientas de las que puedo dar testimonio de su uso. ¿Creéis que me he dejado alguna sobre la que necesitaría hablar? ¿Alguna experiencia personal que queráis compartir? No os cortéis y comentad agusto.

¡Hasta la próxima!

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com