Custom Mini Origins (Parte 2)

¡Buenas a tod@s!

Seguimos nuestro recorrido por los callejones del recuerdo con conversiones más o menos afortunadas que hice hace años.

Mega Man X

Allá por el año 1994 conocí el videojuego Mega Man X, uno de mis favoritos de la videoconsola SNES. Por aquella época yo jugaba únicamente a Warhammer 40k, pero quería poder meter a X como uno de mis personajes del ejercito (incluso creé unas reglas para él bastante desbalanceadas, como mis amigos siempre se encargaban de recordarme). Tenía algunos marines espaciales de la caja de 3a edición, con lo que me puse manos a la obra. Este es X:

Resultado de imagen de megaman x

Y esta es mi (desafortunada) conversión:

Ver esta mini me recuerda a un mal cosplay en cualquier convención friki…

Como podéis ver, mi técnica en aquella época distaba mucho de lo que hago a día de hoy. De hecho, el casco usado para la conversión es un casco de marine que vacié con un hierro caliente para fundir el plástico de dentro… Como podéis ver, el resultado no fue nada bueno, pero tampoco se podía esperar mucho de un niño de 11 años, ¿verdad?

Zero

Años más tarde, los chicos de Capcom sacaron el videojuego Mega Man Zero para Game Boy Advance, donde el protagonista era el reploide Zero 100 años en el futuro con respecto a la saga Mega Man X. Habían pasado ya 6 años desde la última vez que jugué a la saga Mega Man (habiendo jugado al X2 y X3 de SNES, pero no habiendo tocado ninguno de los de la época de PSX), pero este juego volvió a encender mi pasión por este género de juegos. Y una vez más, me hizo tener ganas de crear una miniatura de Zero para acompañar mi ya existente X. El aspecto que utilicé para Zero fue el del juego de Game Boy Advance ya que tenía una estética más estilizada, en vez del “cuadrado” original:

Resultado de imagen de megaman zero

Para esta conversión usé piezas tanto de mis eldars como de los pocos marines que me quedaban, y también modelé con masilla verde algunas de las piezas, ya que por esta época ya comenzaba a usarla con más asiduidad:

Esta era mi época de “decorar peanas con cadáveres”. Mis amigos siempre me decían (con razón) que sobrecargaba mis peanas

Todavía tenía que mejorar en el tema de las proporciones, pero tuve algunas buenas ideas, como usar la base de una peana gravítica para el Z-saber, el arma más típica de Zero, y luego pintarla con pintura transparente para cristal. En general quedé bastante satisfecho con esta conversión, y por suerte para mis amigos no llegué a crear reglas de juego para este personaje.

Valdor Eriadyss’Varion

Desde 2007 aproximadamente comencé a jugar una campaña de D&D 3.5 con mis amigos del instituto, la cual sigue abierta a día de hoy (pese a que llevamos 2 años sin jugar). La gracia de esta partida de D&D fue que nuestro DM nos dejó crear personajes de razas exóticas y con conceptos extraños, y los personajes han ido creciendo desde simples personajes de nivel 1, a poderosos héroes capaces de retar a los dioses. El mio en concreto era el humano semi-dragón rojo de más de 3 metros de altura llamado Valdor Eriadyss’Varion, un guerrero con magia innata de sus ancestros dragones y auto proclamado “Señor del Fuego” por su preferencia por ese elemento. En 2009 hice un dibujo sobre cómo imaginaba a este personaje:

Y sí, eso es una espada. El mango era retráctil para que se pudiera transportar más fácilmente.

Con el tiempo fui modificando esta apariencia que le di para que tuviera una cabeza mucho más cercana a los dragones de donde provenía y un aspecto más alejado de los humanos. Conforme fueron pasando los años comenzamos a aficionarnos a jugar con figuras en la mesa, por lo que necesité crearme una figura para Valdor, ya que las que encontré en tiendas no me gustaban mucho. Por aquella época todavía no me atrevía a modelar miniaturas desde 0, me sentía más cómodo conversionando otras miniaturas, así que me busqué algo que fuese grande y fácil de conversionar. La miniatura base que escogí fue esta:

Resultado de imagen de confrontation master of carnage

Master of Carnage. Imagen de la tienda online de Cadwallon

Tuve que adaptar bastante la miniatura para poder acoplar la armadura, las alas y la espada, pero el resultado fue bastante satisfactorio:

Y sí, a día de hoy la miniatura sigue sin terminar de ser pintada… La historia de mi vida.

En aquella época hacer alas como estas me resultó muy satisfactorio, sin embargo a día de hoy las haría muy diferentes si tuviera que volver a hacer esta miniatura.

 

Y con esto llegamos al final de mis conversiones antiguas. He preferido no añadir a estas entradas otras conversiones más sencillas que realicé ya que realmente eran únicamente intercambiar piezas entre si, sin llegar a usar masilla ni modificar demasiado la miniatura final, pero si os interesa indicadlo en los comentarios y haré una tercera entrada.

Espero que esto os haya gustado y nos vemos la semana que viene con más conversiones.

¡Hasta la próxima!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com